jueves, 14 de enero de 2021

Nostalgia

 




A veces la nostalgia me da fuertes dentelladas. Yo las resisto contemplando la paz que al otro lado de la ventana me saluda cada mañana. Los árboles se me muestran desnudos y la goma espuma del suelo del parque infantil amanece con un fino lienzo de hielo desde hace varios días.

A lo lejos adivino mi Puerto, con sus largas avenidas, sus gentes y sus bulevares. Conozco los rostros de las gentes que caminan deprisa a sus quehaceres, las entradas del colegio Mediterráneo a estas horas primeras de unos días tan fríos como inciertos; los gestos de los niños y niñas tan de siempre, como si las circunstancias no les afectaran.

Es ahí, a las puertas de ese colegio, donde la dentellada penetra con más fuerza...Y descorro los visillos para contemplar de nuevo las ramas desnudas del árbol, y el suelo helado del parque, a través de la ventana.


Imagen: Plaza Picasso (Antigua plaza Victoria) - Puerto de Sagunto

lunes, 9 de noviembre de 2020

Los amigos cuentan... A. Marín albalate





Con un poco de demora, debido a esas cosas extrañas que a veces se cruzan cuando intentamos leer los mensajes de msn en nuestros dispositivos móviles, recupero esta conversación con el amigo escritor y poeta Antonio Marín Albalate.

Aunque a destiempo, merece la pena recordarla y, cómo no, compartirla.

Como al resto de mis amigos compañeros de letras, le pregunté por su primer día de confinamiento. Él, se adelantó a la obligación de quedarse en casa y lo hizo desde el día 6 de marzo. No se marcó ninguna ruta especial para sus tareas, sino que, para no aburrirse, procuraba improvisar. Tampoco seguía las noticias para no deprimirse demasiado, si acaso algunas noticias «serias» vía internet.

Como muchos de nosotros, tuvo momentos en los que se venía abajo, pero de la misma manera comprendió que ese bajón no le llevaba a ningún sitio. Se lo tomó con calma y dejó pasar los días a la espera de la desescalada, sin horarios establecidos; cuando se nos permitió salir alternó los paseos de tres cuartos de hora con las tareas ante el ordenador, sobre todo la habitual de la escritura, pero sin tocar en ningún momento el tema «pandemia»

«Marín Albalate tampoco para», pensé. Hacía mucho tiempo que no hablábamos, pero yo estaba más o menos al tanto de sus proyectos, aunque eran noticias vagas. Por eso, durante estos últimos días decidí que ya era hora de enviarle uno de esos mensajes privados que, como me confirmó, le pasan desapercibidos.  Esta vez hubo suerte y me leyó.

De esta forma me ha puesto al día sobre aquellos trabajos a los que ha dedicado su tiempo durante los últimos años, y que espero tener ocasión de leer próximamente.

Su obra es muy extensa y va un paso más allá del poema, del propio y del ajeno. Entre sus últimas publicaciones, las dedicadas a Leopoldo María Panero, Patxi Andión, Ramoncín, Germán Coppini, Serrat… La música cuenta ya con sus letras de la mano de Antonio Fidel y Los Navegantes

Me confiesa que últimamente no hace mucha poesía. Está dedicando tiempo a escribir ensayo musical: Manolo Tena, Leonard Cohen, Demis Roussos, de nuevo Serrat. Según me cuenta, este nuevo género le sirve como terapia para no subirse por las paredes. Yo sonrío ante su expresión. Sin duda para algunos de nosotros la escritura es la mejor medicina para evadirnos de los momentos como el que estamos viviendo desde hace meses.

Yo tenía previsto que alguno de los libros de los que me habla me los entregara él personalmente, en la pasada primavera, con ocasión de mi viaje a Cartagena para presentar allí mi último poemario, prologado por él.

No pudo ser, las circunstancias lo impidieron y siguen impidiéndolo en el momento de escribir esta entrada en el blog. Pero será… No tengo la menor duda de que, tarde o temprano, ese encuentro y ese abrazo se llevarán a cabo. De momento me detengo ante su poesía y tomo ese poemario mínimo, esa plaquette, que lleva por título OPÚSCULO, y que me dice tanto en tan poco espacio…

 

Cae una lluvia muy triste

Densa y amarga como los ojos de tu madre

Brillando en la oscuridad de un cuarto cerrado

 

Sí.

Cae una lluvia muy triste.

 

Parece que fuera otoño en toda la tierra,

Hija mía.

 


sábado, 7 de noviembre de 2020

El clavo

 



Yo también recé.

Sí, muchas veces, durante muchos años recé.

Rezaba, imploraba y agradecía a un Dios omnipotente que me observaba indiscreto, que me analizaba y me compadecía o me sonreía según las circunstancias del momento.

Esa fe era una impronta de nacimiento. Casi la traíamos de serie en las características del individuo. Apenas la madre podía ponerse en pie tras el alumbramiento el bautismo neutralizaba al recién nacido, lo liberaba del pecado que aún no había cometido. Entonces, y solo entonces, le ponían el sello que lo validaba para caminar por la vida.

Sí, yo también rezaba. Rezaba mucho a ese dios. Y un día que ya no recuerdo, llegaron las dudas y las preguntas. No llegaron de un día para otro, sino poco a poco. Eran preguntas que nadie respondía. Algunos por ignorancia, otros por comodidad, y aquellos que quizá estaban más preparados para responderlas, por un interés oculto y excesivo, hasta peligroso. Porque entonces preguntar era de necios y pecadores. Cuando las preguntas eran muy incómodas la cruz de la herejía figuraba junto al nombre en las listas de ese dios omnipotente y omnipresente.

Seguí rezando, pero ahora con la boca pequeña, como quien tararea un estribillo anodino de una vieja canción que queda grabada en la memoria y cada vez es más molesta.

Llegué yo sola a la conclusión de que todo era una fábula, tan innecesaria para algunos como absurda o imprescindible para otros.

Comprendí que aquel dios, aquella fe, eran el clavo ardiendo al que todos se aferraban cuando la vida les fallaba.

Ahora, cuando en las mañanas me despierto con la tristeza a cuestas, siento cómo me queman las  manos.


Ilustración: Blas Estal - "Cuando las balas entraron en la biblioteca de Sagunto - 

miércoles, 4 de noviembre de 2020

Rutina

 



He madrugado,
como siempre,
aún era de noche.
Lectura
mientras llega el día
por encima de las lomas:
Entrevista a escritora
consagrada,
poema de un poeta
contemporáneo
y fallecido.
Y ahora el día,
desde la ventana,
cubierto de nubes grises…
 
Llega la lluvia
y de nuevo
la incertidumbre
                y la pluma.


De: Versos del cuaderno gris
Fotografía: Lestal

 

lunes, 14 de septiembre de 2020

BONSÁI - MARCIAL YUSTE





Mi interlocutor es Marcial Yuste Blasco. Lo conozco desde que era un niño de apenas ocho años. No me era ajeno su temprano interés por las aves y su apuesta por la naturaleza. A medida que fue haciéndose mayor fuimos perdiendo el contacto, salvo encuentros esporádicos por cuestiones familiares.
Hoy, por estas cosas de las redes sociales —que a veces me aportan gratas sorpresas— lo he vuelto a encontrar. Su vocación y su trabajo no están centrados en la ornitología, como yo pensé que sería, pero sí muy vinculados a la conservación del medio ambiente: «Geografía física y ordenamiento de territorio», dice su perfil académico; y añade, al profesional, toda una gama dirigida por y hacia el mundo del Bonsái.
Y yo, como ignoro todo lo relacionado con estos arbolitos, pero intuyo que su cuidado trasciende más allá del cuidado habitual de cualquier planta, y como además soy preguntona, aprovecho que me he encontrado de nuevo con Marcial y, tras el saludo de rigor, comenzamos nuestra charla.

Si busco la definición de Bonsái en el diccionario de la RAE observo que me ofrece dos respuestas, y finaliza con una tercera indicación: «Bon=tiesto y Sai=plantar»
Muy simple ¿no?, esto «de tiesto y plantar». Una definición muy humilde para un arbolito tan bello. ¿O acaso no es un árbol?
En realidad, genéticamente no se diferencia en nada de cualquier otro árbol de la naturaleza. De hecho, si los dejáramos crecer acabarían adquiriendo el tamaño de sus congéneres silvestres. Y, bueno, la definición literal de bonsái sí es la que aparece en el diccionario de la RAE, pero esa es una definición muy simplista. Bonsái es muchas cosas. Primero, bonsái no es solo un árbol en una maceta. Además, se ha de buscar su belleza y para eso se debe trabajar su componente estética, es decir, al final acaba siendo una obra de arte donde el artista que lo diseña utiliza la naturaleza y las formas que observa en ella como fuente de inspiración, para llevarlas un paso más allá, buscando idealizarlas. Así es como se diseña un buen bonsái.
Entiendo entonces que es un árbol, una técnica, un modo de filosofía, una disciplina artística…
Bueno, esto no acaba aquí. Este noble arte se originó en China y luego llegó a Japón donde se perfeccionó. Allí los Maestros de bonsái dedican toda su vida en cuerpo y alma al cuidado y formación de estos pequeños árboles en miniatura, que recuerdan a pequeña escala a sus hermanos que crecen en el medio natural. Es un arte Zen muy relacionado con esta filosofía de vida, y las personas que lo profesan generalmente son grandes amantes de la naturaleza.
En Japón el arte del bonsái es ancestral y los maestros enseñan a sus aprendices todas las técnicas necesarias para mantener en perfecto estado de salud un árbol cultivado en un tiesto. Además, hay que dominar un sinfín de técnicas para poder mantener el árbol con unas reducidas y proporcionadas dimensiones sin afectar a su salud y vigor. La enseñanza en Japón de este arte, que en origen procede de los samuráis, es muy estricta, teniendo que trabajar los aprendices prácticamente todos los días durante al menos cinco años para alcanzar su maestría.
Los que nos dedicamos al mundo del bonsái generalmente somos personas que tenemos una gran sensibilidad por la naturaleza y necesitamos estar conectados y rodeados de ella. En Japón hasta la religión está muy influenciada por la naturaleza y, de hecho, los Kami son dioses que residen en la mayoría de seres vivos que habitan el medio natural, incluidos los árboles.
Allí, en Japón, el arte del bonsái sigue un método de aprendizaje muy férreo y disciplinado que recuerda a los gremios de artesanos de la antigüedad, en los que el maestro enseñaba el oficio al aprendiz a base de gran sacrificio. Hoy en día hay muchos alumnos de muchas partes de occidente que viajan a aquel país para aprender de la mano de grandes maestros esta disciplina, que ya empieza a considerarse universal y símbolo de paz.
¿Cuándo y cómo llegas a tomar contacto con este mundo?
Mi pasión por la naturaleza desde pequeño, mi gran interés por la cultura exótica oriental e incluso la forma de pensar de los orientales, con la que me identifico plenamente y en especial con la de los japoneses muy conectados con la madre naturaleza, es lo que despertó en mí mi pasión por el bonsái. Un día, comprando en un centro de jardinería, pasé por delante de la sección de arbolitos en maceta etiquetados como «bonsái», y acabé comprando un pino y un olivo de unos cincuenta euros cada uno. Con mi inicial ignorancia del tipo de cuidados y cultivo que debía proporcionarles, acabaron muriendo. Este percance actuó como revulsivo, pues al día siguiente empecé a buscar cuanta información encontré sobre cómo cuidar y cultivar un bonsái, y desde entonces no he parado de estudiar y aprender hasta el día de hoy.
Viendo el camino que he recorrido con más de quince años de afición, echo la vista atrás y soy consciente de lo mucho que todavía me queda por aprender de este arte inabarcable, en el que una sola vida no es suficiente tiempo para estudiarlo todo.
Es muy interesante todo esto que me cuentas, pero ¿hay quizá otra finalidad o función del bonsái? ¿Decorativa, medioambiental, como relajación en su cultivo y cuidado…?
El bonsái tiene muchas utilidades, desde decorativas, como terapéuticas y relajantes, así como de creatividad y superación. Aunque, en definitiva, detrás de todo ello hay un gran amor y pasión por los árboles y la naturaleza. Si no ¿cómo se explicaría la gran dedicación que destinamos a nuestros bonsáis, con incontables horas de cuidados y trabajos hasta alcanzar su etapa de madurez? Recordar también que un bonsái nunca se termina. De hecho, a un bonsái se le dispensan tantos cuidados y atención que, si todo va bien, acaba viviendo más que nosotros. En Japón hay árboles que han pasado de generación en generación, y a día de hoy siguen entre nosotros.
Es interesante remarcar aquí que algunos bonsáis en Japón llevan cultivándose en maceta más de quinientos años, y entre ellos hay un Pino Blanco Japonés (Pinus pentaphylla), que sobrevivió a la bomba atómica, y los japoneses en un gesto digno de admirar se lo regalaron a los americanos en recuerdo de lo que no se debería volver a repetir jamás.
¿Cuál es el proceso en la formación de un arbolito?
Es un proceso muy complejo y que requiere un largo camino de aprendizaje, que en primera instancia ha de pasar por ser capaz de realizar un buen cultivo de un árbol en una maceta y aplicar un sinfín de técnicas de forma correcta para no debilitar el árbol y conseguir mantenerlo en unas proporciones ideales, según las reglas y normas que rigen el arte del bonsái. Explicarlas sería eterno y no tendrían cabida en un solo libro.
¿No da la impresión de estar jugando a los dioses cuando se intenta paralizar el desarrollo de estos arbolillos?
El hombre en todas sus acciones interviene modificando la naturaleza, ¿o acaso la agricultura no modifica las especies para hacerlas más productivas? Y no por eso vamos a renunciar a la agricultura o la ganadería, base de nuestra alimentación. Ya he comentado que genéticamente no se diferencian en nada de sus congéneres de la naturaleza. Y bueno, los árboles en la naturaleza crecen porque en el medio natural todas las especies y todos los individuos están en continua competencia, buscando hacerse un sitio y conseguir los recursos necesarios para sobrevivir.
En el caso de los árboles esa supervivencia pasa necesariamente por crecer más que los árboles de su alrededor para conseguir más luz, más agua y más nutrientes, que determinará que puedan sobrevivir o no. En nuestro caso nosotros nos preocupamos a diario de proporcionar a nuestros bonsáis todo lo que necesitan, por lo que en esa situación los árboles no precisan crecer y hacerse grandes para evitar la competencia con sus congéneres, por lo que, de esa manera, un bonsái puede estar en perfecto estado de salud y alcanzar su plenitud sin necesidad de hacerse grande, ya que de igual manera conseguirá toda la luz, agua y nutrientes que nosotros le proporcionaremos. Se ha demostrado que incluso algunos bonsáis llegan a vivir más que sus congéneres en la naturaleza. Evitamos que les ataquen las plagas, que enfermen, les proporcionamos todo lo que necesitan, así que, aunque no hablan -a nuestra manera, porque se comunican de distinta forma- creo que si les preguntáramos nos dirían que como bonsáis viven muy bien. Y, bueno, hay personas que piensan que este arte es como una tortura, que nos pasamos el día podando los árboles. A estas personas yo les diría que pensaran un poco antes sus palabras. En la naturaleza todas las ramas de un árbol están compitiendo por alcanzar la luz y muchas que ocupan posiciones menos favorables se van debilitando y acaban muriendo. Es decir, el árbol prescinde de ellas y solo se queda con las que le proporcionan más energía, así que hasta el propio árbol hace una especie de poda continua y selectiva, desechando todas las ramas que le suponen una carga.
Nosotros, mediante un sinfín de técnicas que utilizamos de forma precisa y adecuada, lo que tratamos de conseguir es mantener todas esas ramas necesarias para ejecutar su diseño en perfecto estado de salud, evitando a toda costa que el árbol comience a debilitarlas, porque él continúa creciendo y las ramas bajas e interiores acabarían, si dejáramos el árbol que creciera libre, debilitándose y muriendo. Y bueno, respecto a lo de jugar a dioses, quizá algo sí, o más bien yo diría «maestros de la naturaleza».
¿Cuánto tiempo se tarda en crear uno?
Pues es bastante variable pero no menos de cinco años, y normalmente diez o más. Aunque, como ya te dije, un bonsái nunca se termina, él continúa creciendo por lo que, si lo descuidamos, al final tratará de convertirse en un árbol normal.
¿Es asequible económicamente?
Variará dependiendo del tipo de árbol que busquemos y de su calidad. Hay bonsáis desde poco menos de cien euros, y otros que se han llegado a vender por más de un millón.
¿Es fácil adquirirlos?
Dependiendo del nivel de bonsái que busquemos será más o menos fácil dar con él. De todas formas, hoy en día hay mucha oferta y de muy diversos precios. En los centros de jardinería puedes encontrar arbolitos en maceta de cinco, diez o quince años, en los que en su etiqueta reza «bonsái». Pero como ya he dicho, «bonsái» es más que un árbol en maceta, por lo que quizá ese nombre a esos ejemplares les quede un poco grande. Aunque ese material si se sabe trabajar bien, con tiempo, dedicación, conocimientos y técnicas, al final puede convertirse en un bonsái digno. Si lo que queremos es partir de árboles con potencial para ser trabajados como bonsái, tendremos que ir a parar a tiendas especializadas, en las que ya los precios serán más altos, pues ese material cuesta más de encontrar y eso lo encarece.
¿Tú los compras y luego los trabajas?
Bueno, yo soy maestro de bonsái, instructor de la Asociación del Bonsái Español (ABE) e igualmente instructor de la organización Bonsái Clubs Internacional (BCI), que  que agrupa a la mayor parte de asociaciones y clubes del mundo. Tengo mi colección particular de bonsái que he ido seleccionando a lo largo de muchos años, buscando sobre todo aquellos árboles sobresalientes en los que veía algo especial y único. Por otro lado, en mi escuela enseño el arte del bonsái y trabajo los árboles de mis alumnos. También me dedico a mantener la colección de bonsáis de personas particulares.
Los pisos de hoy no suelen ser muy espaciosos. ¿Es preciso tener un jardín?
Más que un jardín lo que se precisa es disponer de un lugar exterior donde el árbol reciba la luz del sol y sienta el paso de las estaciones, así como sus cambios climáticos. Como he dicho, no se diferencian en nada de sus congéneres de la naturaleza, por lo que, como ellos, donde mejor están es en el exterior.

Los bonsáis entre otras clasificaciones como la que hace referencia a sus formas o estilos también se agrupan en base a sus tamaños. los hay que tan solo miden a lo sumo cinco o diez centímetros (en japonés denominados Shinto) y los que llegan casi a un metro de altura (llamados Imperial). Así que si disponemos de poco espacio, pero eso sí aunque sea pequeño podemos disponer nuestros arbolitos en el exterior, entonces vivir en un piso tampoco debería ser un problema.
¿Se necesita una habilidad especial además de paciencia para para elaborar un buen ejemplar?
Lo más importante es tener verdadera pasión por la naturaleza y especialmente por los árboles. Hay que tener en cuenta que cuando adquiramos un bonsái, desde ese preciso momento su supervivencia va a depender única y exclusivamente de nosotros. Las técnicas se aprenden y, bueno, dependiendo de la habilidad de cada uno costará más o menos asimilarlas, pero para eso está el maestro, para saber enseñarlas y adaptarlas a las particularidades de cada alumno. Y sí, paciencia infinita también, ten en cuenta que hay futuros proyectos de bonsái que incluso parten de semilla y pueden pasar quince, veinte o más años para al final llegar a ver la imagen de un bonsái de calidad. De todos modos, ese proceso de formación y refinado se puede acortar bastante si previamente partimos ya de material con cierto potencial.
Una tarea muy larga
Sí, como te comenté, hay árboles que se llevan cultivando como bonsái más de quinientos años. De hecho, los árboles normalmente suelen ser más longevos que nosotros y, bueno… puede ser una buena manera de pasar un legado de padres a hijos, algo que habitualmente ocurre en los viveros de Japón, donde se cultivan bonsáis en los que hay maestros cuidando de los árboles que en su día su tatarabuelo comenzó a cultivar.
Y ya, para terminar esta agradable charla, decirte que he visto algunos de tus trabajos y me parecen verdaderas obras de arte. Sobre todo, después de esta extraordinaria lección que me acabas de dar sobre el bonsái. ¿Quieres añadir algo más?
Agradezco mucho tus palabras y sí, como dije, un bonsái es un árbol cultivado en una maceta, pero que va más allá y es requisito indispensable trabajarlo y dotarlo de una componente estética para generar la belleza que tanto agrada a quien lo contempla. Y esto generalmente no ocurre por casualidad. Hay que conocer y dominar muchas reglas y normas. Algunas comunes a otras disciplinas artísticas. Parte de eso se aprende y el resto forma parte del grado de creatividad artística que cada uno lleve dentro y sea capaz de exteriorizar y expresar. Respecto a la enseñanza, llevo enseñando unos cinco años, y desde este último me dedico a tiempo completo a transmitir todo el amplio conocimiento del que se compone este arte milenario.
Ahora vivo en el centro, donde tengo mi escuela física y donde realizo talleres para enseñar la parte práctica. Hoy en día con internet la docencia también ha pasado a otra dimensión, y ofrezco la posibilidad de estudiar un módulo online en el que se ofrece un curso avanzado de arte bonsái con una duración de cuarenta horas. En breve también voy a dar la opción de enseñar la parte práctica mediante vídeos en directo. Así que posibilidades para quien quiera adentrarse en esta apasionante afición hay muchas. Solo hace falta dedicarle algo de tiempo, que si se quiere se sabe encontrar, aunque parezca difícil, en un modo de vida tan acelerado como el actual. «En bonsái todo ese mundo pasa a un segundo plano y los tiempos adquieren otra escala, la de la naturaleza…»

***

Muchísimas gracias por tu tiempo, Marcial. Ha sido todo un placer volver a charlar contigo y recibir esta clase magistral acerca de esos «arbolitos», que desde hoy veré con otra mirada cada vez que pase por su sección en el centro de mi jardinería habitual.


Más información:

Marcial Yuste Blasco
Maestro de la Escuela Sagunt Bonsái (ESB)
Instructor de la Asociación del Bonsái Español (ABE)
Instructor del Bonsái Clubs Internacional (BCI)
info@saguntbonsai.es
www.saguntbonsai.es
Escuela Sagunt Bonsai.  sagunt.bonsai.es
También en su pág. de facebook donde comparte imágenes de sus trabajos.


miércoles, 2 de septiembre de 2020

PRESENTACIÓN CASETAS




Año… 1993/94. Mi marido lleva turno de noche y mis hijos ya se han acostado hace rato. Son las once. Tengo muchas horas por delante.

Aún no tengo ordenador ni internet. Pero tengo mis libretas y bolígrafos. Unas y otros siempre los tengo a mano. Con la casa recogida me acomodo en la mesa del comedor. Empiezo a escribir casi de forma mecánica: Criado en los barrios de la periferia…

No recuerdo exactamente cuánto tiempo estuve allí, escribiendo. Lo que sí recuerdo es que las letras y las imágenes fueron fluyendo libremente, a su propio antojo. Cuando llevaba once páginas de mi libreta tamaño A4, me di cuenta de que lo más conveniente era dejar de escribir y acostarme, de lo contrario, al día siguiente me costaría mucho trabajo levantarme.

Cuando me metí en la cama pensé que debía haberme quedado toda la noche escribiendo. Aquel a quien empecé llamando Quico merecía mi atención.

Me llevó algo más de un año finalizar aquella historia. Era consciente de que debía mejorar en su sintaxis, pero aun así me dirigí con mi manuscrito «pasado a máquina» y debidamente encuadernado con su gusanillo, al Registro de la Propiedad Intelectual de Valencia. Podía no estar muy bien redactada, pero era «mi historia» situada en un barrio marginal de cualquier ciudad cerca del mar. Con unos personajes y unas escenas totalmente ficticias. La había parido yo y era mía.

Desde aquel día hubo muchos cambios en mi vida. Me hice mayor —más mayor—, y fui creciendo no solo en edad. Traté de formarme en la medida de lo posible. Leí mucho, estudié y también escribí. Hubo dos novelas más que me negué a encerrar en un cajón en compañía de las Casetas. Y hubo poesía y colaboración en revistas. Y todo eso mientras Quico permanecía oculto. Hasta ayer…

A ratos, y ahora ya con la inestimable ayuda de mi teclado de ordenador, durante el último año me he dedicado a revisar y corregir aquello que no terminaba de agradarme. Para ser sincera, he de confesar que tan solo se ha tratado de algunos signos de puntuación o la inclusión de capítulos para hacer más cómoda la lectura. Tampoco he querido cambiar el modo del narrador que he mantenido en tercera persona.

Y por fin, Quico ha visto la luz.

Y la ha visto en completa libertad. De forma gratuita en versión digital que se puede descargar en el enlace que adjunto o en el que aparece en la cabecera, arriba. Para él no habrá presentaciones ni puesta de largo. Los personajes de esta historia no se ajustan a protocolos y finas prendas.

Espero no defraudar con estas letras.

Dolores Estal –Lola-



(En el enlace aparecen los pdf en distintos formatos por si queréis imprimirlos)


Portada: Ismael Murria
...
...






...

viernes, 28 de agosto de 2020

CASETAS





Una historia de superación, en un medio hostil de mediados del siglo pasado, cuando la vida era en blanco y negro y los derechos de los más vulnerables una utopía.

Muy pronto en pdf para compartir.